EL CONSUMO EXCESIVO DE CARBOHIDRATOS PUEDE FAVORECER EL DESARROLLO DE LA DIABETES, LA OBESIDAD Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

La insulina es una hormona producida en una región del páncreas llamada Islotes de Langerhans y tiene entre otras funciones, la de reducir los niveles de glucosa.

El estímulo para la producción y liberación de insulina es precisamente la elevación de la glucosa en sangre y sus dos formas de acción son:

– En algunos órganos la glucosa puede penetrar sin la ayuda de la insulina, como en el intestino delgado, el páncreas, el hígado, los góbulos rojos y las células del sistema nervioso, pero en otros tejidos no puede hacerlo y la acción de la insulina es permitir su entrada. En este caso, la insulina llega y se une a las células en un lugar especial receptor de insulina y con esto se provoca un cambio en la estructura de las membranas que abre los espacios para que penetre la glucosa.

Su otra acción es que favorece las reacciones de utilización de la glucosa, por un lado transformando la glucosa en agua y bióxido de carbono y por otro la convierte en grasa o glucógeno.

El organismo en estado normal cuenta con los mecanismos para mantener en equilibrio la concentración de glucosa y sólo cuando uno de ellos falla y los niveles se elevan, se presentan los casos de diabetes.

La elevación de la glucosa en una persona, puede originar problemas renales, infecciones frecuentes, problemas de cicatrización, de vista y sobre todo vasculares, pudiendo llegar a padecer hipertensión, gangrena y ateroesclerosis, por lo que el control médico se enfoca en mantener los niveles normales de glucosa, para lo que se necesita en algunos casos de la aplicación diaria y frecuente de insulina y en otros solamente de una dieta rigurosa que elimine o controle adecuadamente la cantidad de carbohidratos, es decir de azúcares y las grasas.

Un punto clave en la alimentación del diabético es que no deben existir grandes fluctuaciones en el consumo de alimentos que proporcionan energía entre un día y otro y debe respetarse la distribución de alimentos que se haya fijado.

Si bien los carbohidratos son muy importantes porque aportan energía al cuerpo para que realice todas sus funciones, su consumo excesivo debe controlarse desde la niñez, sobre todo en niños que tienden a tener sobre peso o con antecedentes familiares de obesidad y diabetes.

por: Bertha Sola Valdés
Fuente: esmas.com

Acerca de www.meditacionmusica.com

http://www.libros2012.net www.meditacionmusica.com www.musicameditacion.com www.meditacion.video
Esta entrada fue publicada en carbohidratos, consumo de hidratos de carbono, consumo excesivo de carbohidratos, enfermedades, hidratos de carbono. Guarda el enlace permanente.