ENERGÍA. TODO LO QUE EXISTE ES ENERGÍA – CAPÍTULO 4 DEL LIBRO “LA SEMILLA” – PEDRO J. PÉREZ

Todo, absolutamente todo, es energía. La diferencia entre una cosa u otra,
entre un ser u otro, es el grado de vibración, el grado de consciencia. No
existen más diferencias, salvo el raciocinio que tenemos los humanos y del
que carecen los demás seres.
Todos estamos dentro de una misma escala vibratoria. Todo vibra, lo que
vemos, lo que no vemos, lo que percibimos y lo que no percibimos. No
existen espacios vacíos de energía. Formamos un Todo. Somos parte de un Todo, de una Unidad. Un grano de

arena y yo, estamos dentro de ese Todo.

Cualquier ser vivo y yo, formamos parte de esa Unidad. Dios creó todas las
cosas y todos los seres y, todos juntos, conformamos la creación.
Nos basamos en una percepción desde los sentidos físicos. Percibimos lo
material. La materia es un estado básico de energía. Tiene un determinado
grado de vibración. Sin embargo, sabemos que la radio, la televisión o el
teléfono, funcionan… Pero no vemos las ondas que transmiten toda esa
información. Entonces ¿esas ondas existen o no?. Ciertamente existen, al
igual que existen otras muchas cosas que no percibimos por los sentidos
físicos. Todo emite energía. Nosotros emitimos energía. Intercambiamos
energía.
Los virus, al igual que las bacterias y todo lo demás, son energía. Estos
virus, necesitan que el organismo en el que se encuentran, tenga un
determinado estado energético para poder desarrollarse. Necesitan un
hábitat energético específico para poder crear la enfermedad. Necesitan que
el organismo en el que se encuentran tenga un nivel bajo de energía. Es por
ello que cuando padecemos estrés o sufrimos emocionalmente, solemos
enfermar.
A veces entramos a un lugar y percibimos un ambiente hostil sin necesidad
de un hecho físico concreto. A veces nos encontramos con una persona que
nos hace sentir incómodos sin motivo aparente. Esto ocurre porque
percibimos esas energías.
Conocemos ciertas fuerzas que actúan en la Naturaleza. La fuerza de la
gravedad, la fuerza electromagnética y las fuerzas nucleares. Los
científicos, han utilizado la fuerza de la gravedad para describirnos el
comportamiento de objetos de grandes dimensiones, como por ejemplo, los
astros. Y las fuerzas magnéticas y nucleares, para describirnos el
comportamiento de lo que ellos decían que eran las partículas más
diminutas, o sea, los átomos. Sin embargo, no sabían cómo hallar
concordancia entre las fuerzas magnéticas y nucleares y la fuerza de la
gravedad. ¿Cómo es posible que no supieran hallar relación entre estas
fuerzas, si todo está hecho de lo mismo, independientemente de lo grande o
pequeño que sea?… Es como si te explicaran el funcionamiento de algo,
con dos manuales totalmente diferentes y contrapuestos. Pero claro, el
funcionamiento siempre es el mismo. Te dicen lo que debes creer y no
hagas preguntas. Y si te ocurre algo que no te hayan contado, simplemente
ha sido producto de tu imaginación. Y además, tengan mucho cuidado
porque es capaz de venir algún chiflado y decir que la Tierra es redonda.
Hace muchos años que los científicos sabían que todo es energía. La
inmensa mayoría de los mortales, nos enteramos de las cosas muchísimos
años después de ser descubiertas. Y eso, si acaso nos enteramos.
¿Sabe usted quién es Nicola Tesla?. Este señor, quizás sea el mayor genio
que ha pisado la Tierra. ¿Sabe por qué, seguramente, no lo conoce?, pues
simplemente, porque este gran hombre quería desarrollar algún que otro
invento que no beneficiaba a ese puñadito de personajes que controlaban el
Mundo. Este hombre sabía, hace más de cien años, que podíamos tener
energía eléctrica gratis, sin necesidad de las costosas e insalubres
instalaciones terrestres. Sabía que la energía se podía transmitir a distancia.
Y sabía mucho más. Hizo grandes experimentos y descubrimientos.
Cuando murió, en EEUU a principios del siglo pasado, toda evidencia de
sus conocimientos fueron confiscados. Así, entre otras cosas, ustedes y yo
seguimos pagando la Luz.

No puedo imaginarme qué significamos para ellos, cada uno de los
mortales que habitamos este Mundo en la ignorancia. El juego continúa y
nosotros somos las fichas del juego.
Volviendo a la física cuántica, en la búsqueda por conseguir un vínculo
entre la fuerza de la gravedad y las fuerzas electromagnéticas y nucleares,
los físicos nos hablan de la teoría de cuerdas. Esta teoría es rompedora. Ya
que implica reconocer muchas cosas de las que se han mantenido ocultas
durante mucho tiempo. Estos conocimientos coinciden plenamente por los
argumentados en las actuales corrientes espirituales.
El gran Albert Einstein, anduvo mucho tiempo buscando este vínculo entre
las fuerzas que gobiernan la existencia… Como él mismo decía, quería
saber como pensaba Dios.

Acerca de www.meditacionmusica.com

http://www.libros2012.net www.meditacionmusica.com www.musicameditacion.com www.meditacion.video
Esta entrada fue publicada en energia, ENERGIA INTERIOR, ENERGIAS ALTERNATIVAS, ENERGIAS SUTILES, TODO ES ENERGIA. Guarda el enlace permanente.